jueves, 29 de diciembre de 2011

Feliz Año 2012


Para todos y todas, un feliz Año Nuevo 2012.  Que seamos más, que disfrutemos plenamente de nuestras vidas, que sepamos mirarnos a los ojos y mirar de frente a la vida. Para todos y todas, un feliz Año Nuevo 2012. Que seamos más, que disfrutemos plenamente de nuestras vidas, que sepamos mirarnos a los ojos y mirar de frente a la vida. 
Nuevos tiempos, nuevas alegrías e ilusiones. Baños de florecimiento. 
Con mis mejores deseos. Gracias.


martes, 27 de diciembre de 2011

La Fusa: finales de los sesenta



Vinicius de Moraes, Toquinho, Maria Creuza y Maria Bethania (hermana de Caetano Veloso) pasaron por "La Fusa", y cantaron y contaron como nadie la música mas brasileira de los 60 y 70. Poesía, melodías para bailar, tararear, soñar...Para la semana que despide el año, os dejo el enlace de Que maravilha (Vinicius de Moraes, Maria Creuza y Toquinho)


Contenido del doble CD

Copa do Mundo
A Felicidade
Tomara
Que Maravilha
Lamento No Morro
Berimbau-Consolação
Irene
Canto de Ossanha
Garota de Ipanema
Samba em Preludio
Catendé
Valsa da Tunisia
Eu Sei que Vou te Amar
Minha Namorada
Si Todos Fossem Iguais a Você

(Grabado por Vinícius, Toquinho y María Creuza en Buenos Aires en 1970, en los Estudios Ion, con 'Mojarra' Fernández en contrabajo y el 'Zurdo' Roizner en batería, recreando los shows realizados ese año en "La Fusa", incluyendo grabación de ambiente de ese local nocturno como fondo)

VOS: cine, Los duelistas

Una película de acción, pero que no es sólo esto. Es una narración de la época Napoleónica, donde se conjuga una gran novela de Joseph Conrad y una cinta íntima y pequeña, entrañable de Ridley Scott. Reparto de lujo en un lejano 1977: Keith Carradine, Harvey Keitel, Edward Fox, Albert Finney, Cristina Raines, y continuos  paisajes para no pestañear; diálogos y situaciones de profundidad psicológica, histórica y estética. Un película olvidada en el tiempo, pero que los años no ha desvirtuado. Propuesta para terminar  el año en el sofá frente a una gran ópera prima de atmósfera pictórica y de gran cine clásico.


jueves, 22 de diciembre de 2011

Invierno


Poema Invierno Tardío de Antonio Colinas

No es increíble cuanto ven mis ojos:
nieva sobre el almendro florido,
nieva sobre la nieve.
Este invierno mi ánimo
es como una primavera temprana,
es como un almendro florido
bajo la nieve.
Hay demasiado frío
esta tarde en el mundo.
Pero abro la puerta a mi perro
y con él entra en casa calor, entra la humanidad.

domingo, 18 de diciembre de 2011

VOS: Cine, París en Texas, no en Francia, y Berlín en Alemania, con y sin muro.





Tras las tres primeras películas VOS, llegan otras  tres que van unidas entre ellas: Paris-Texas (1984), Cielo sobre Berlín (1987) y Tan lejos tan cerca (!993).  Son de W. Wenders  cineasta que visioné y admiré hasta mediados de los 90 y que ahora recupero aquí. En la primera y la tercera sugerencia, aparece la actriz Nastassja Kinski, hermosa y nada malhumorada como su padre el terrible  y de mirada alocada Klaus en aquella Aguirre o la cólera de Dios, donde cuenta la leyenda del rodaje en plena selva peruana que casi mata a W.Herzog el director. Pero esto no viene al caso. Wenders filma, y crea ambientes, y en su época era el cineasta de referencia en maneras de hacer desde los márgenes y desde la innovación. En la primera obra (el Paris no es la capital de Francia, es una ciudad del mismo nombre en el condado de Lamar en el estado de Texas), el desierto, la desorientación, Sam Shepard, los monólogos y diálogos sobrios,  la música de Ry Cooder, la habitación 1520 y los hoteles. No se puede contar, hay que sentir las escenas de Kinski y de Harry Dean Stanton, debatiéndose en los reflejos incompletos, las lágrimas, los recuerdos azotando. El amor incondicional. La invisibilidad y las reapariciones. 

Se han olvidado que la luz entra al corazón a través de los ojos
 y que desde el corazón brilla de los ojos hacia afuera
De Las alas del deseo que es título en alemán de la cinta que en España llamaron Cielo sobre Berlín, es la obra de arte en blanco y negro, que captando la mirada desde Peter Handke (el escritor alemán que fue pieza clave en el guión), nos zambulle en la soledad, en la esperanza oculta, en el Berlín de antes de los 90. La lírica de la historia de la humanidad, de los ángeles atemporales durmiendo en la biblioteca estatal de Berlín, y esos momentos de ternura donde los humanos sufren y los ángeles les sujetan y acompañan a superar los tránsitos definitivos. Tan lejos tan cerca es un cerrar el periplo a la filmografia del berlinés. Sus últimas películas flojean hasta donde yo conozco, y en tan lejos...el film comienza sin un muro de la vergüenza ya derribado y con el ángel encaramado en lo alto de los 70 metros del monumento dorado del Siegessaüle en el verde Tiergarten.Vuelve Kinski, y Ganz que sacan lo mejor de ellos y de los espectadores. En esta película la mirada del amor de Cielo sobre Berlín, se torna tristeza, desesperanza, el mal sobre el bien, ante un Mundo que ya no es tan habitable, ni tan cristalino. Menos intensa, pero con escenas memorables que recuerdo de cuando en cuando.



Libros, bicicletas y ángeles

viernes, 16 de diciembre de 2011

Poemas: Fragmentos


Después de recordar películas de hace ya veinte años,
asocio algunos retazos de  poemarios 
que no me abandonaron en aquella época.
 Libros en el bolsillo de la trenka.
Fragmentos. 




Ahora es el ritmo del invierno
quien me clava sus ojos entre las uñas
y el cielo.
lo demás poco importa.
Sólo aquellos pasos absorbiendo mi cuello de niebla
al borde bellísimo de sus sirenas y abismo.

                                                           Almudena Guzmán, 1964

Tenemos dos ojos
porque
no sabemos ver.
Tenemos dos manos
Porque
Nada logramos aferrar.
Tenemos dos piernas
Porque
No nos sostenemos.
Tenemos una boca para errar.
De rodillas en el suelo,
Una mano cerrando
Los labios,
La otra velando
Los ojos:
Es la forma de comenzar.
                                    
                                  Héctor Murena, 1923 - 1925.




El poema decía  
que el amor siempre
Siempre
nos devuelve la vida
¿Quién era aquel poeta
que murió, viejo, tan viejo
sin saber nada del amor?  

     Charo Ruano, 1957







jueves, 15 de diciembre de 2011

Pepe Hierro


Lope. La noche. Marta 

He abierto la ventana. Entra sin hacer ruido
(afuera deja sus constelaciones).
«Buenas noches, Noche».
Pasa las páginas de sombra
en las que todo está ya escrito.
Viene a pedirme cuentas.

«Salí al rayar el alba -digo-.
Lamía el sol las paredes leprosas.
Olía a vino, a miel, a jara»
(Deslumbrada por tanta claridad
ha entornado los ojos).
La llevan mis palabras por calles, ascuas, no lo sé:
oye la plata de las campanadas.
Ante la puerta de la iglesia
me callo, me detengo -entraría conmigo
si yo no me callase, si no me detuviera-;
yo sé bien lo que quiere la Noche;
lo de todas las noches;
si no, por qué habría venido.

Ya mi memoria no es lo que era. En la misa del alba
no dije Agnus Dei qui tollis peccata mundi,
sino que dije Marta Dei (ella es también cordero de Dios
que quita mis pecados del mundo).
La Noche no podría comprenderlo,
y qué decirle, y cómo, para que lo entendiese.

No me pregunta nada la Noche,
no me pregunta nada. Ella lo sabe todo
antes que yo lo diga, antes que yo lo sepa.
Ella ha oído esos versos
que se escupen de boca en boca, versos
de un malaleche del Andalucía
-al que otro malaleche de solar montañés
llamara «capellán del rey de bastos»-
en los que se hace mofa de mí y de Marta,
amor mío, resumen de todos mis amores:
      Dicho me han por una carta
      que es tu cómica persona
      sobre los manteles, mona
      y entre las sábanas, Marta.

qué sabrá ese tahúr, ese amargado
lo que es amor.
La Noche trae entre los pliegues de su toga
un polvillo de música, como el del ala de la mariposa.
Una música hilada en la vihuela
del maestro del danzar, nuestro vecino.
En la cocina la estará escuchando Marta;
danzará, mientras barre el suelo que no ve,
manchado de ceniza, de aroma, de trigo candeal,
de jazmines, de estrellas, de papeles rompidos.
Danza y barre Marta.

Pido a la Noche que se vaya. Hasta mañana, Noche.
Déjame que descanse. Cuando amanezca regaré el jardín,
saldré después a decir misa
-Deus meus, Deus meus, quare tristis est anima mea-
luego volveré a casa, terminaré una epístola en tercetos,
escribiré unas hojas
de la comedia que encargaron unos representantes.
Que las cosas no marchan bien en el teatro,
y uno no puede dormirse en los laureles.

Hasta mañana, Noche.
Tengo que dar la cena a Marta,
asearla, peinarla (ella no vive ya en el mundo nuestro),
cuidar que no alborote mis papeles,
que no apuñale las paredes con mis plumas
-mis bien cortadas plumas-,
tengo que confesarla. «Padre, vivo en pecado»
(no sabe que el pecado es de los dos),
y dirá luego: «Lope, quiero morirme»
(y qué sucedería si yo muriese antes que ella).
Ego te absolvo.

Y luego, sosegada, le contaré, para dormirla,
aventuras de olas, de galeones, de arcabuces, de rumbos marinos,
de lugares vividos y soñados: de lo que fue
y que no fue y que pudo ser mi vida.

Abre tus ojos verdes, Marta, que quiero oír el mar.

De "Agenda" 1991


Edith Piaf: non, je ne regrette rien




Non, rien de rien,
non, je ne regrette rien,
Ni le bien qu'on m'a fait,
ni le mal, tout ça m'est bien égal.

Non, rien de rien,
non, je ne regrette rien,
C'est payé, balayé, oublié,
je me fout du passé.

Avec mes souvenirs,
j'ai allumé le feu,
Mes chagrins mes plaisirs,
je n'ai plus besoin d'eux.

Balayés mes amours,
avec leurs trémolos,
Balayés pour toujours
je repars à zéro...

Non, rien de rien,
non, je ne regrette rien,
Ni le bien qu'on m'a fait,
ni le mal, tout ça m'est bienégal.

Non, rien de rien,
non, je ne regrette rien,
Car ma vie, car mes joies,
Pour aujourd'hui
Ça commence avec toi


.........


No, no me arrepiento de nada

No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Está pagado, barrido, olvidado
Me da lo mismo el pasado

Con mis recuerdos
Yo prendí el fuego
Mis tristezas, mis placeres
Ya no tengo necesidad de ellos
Barridos mis amores
con sus trémolos
barridos para siempre
vuelvo a partir de cero

No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Pues mi vida
mis alegrías
hoy
comienzan contigo…

VOS Cine: El sur, obra inacabada de Victor Erice

Victor Erice (1940), es director de pocas, muy pocas obras, coherente, y de intimidad contenida. El Sur y el Norte, que son las dos latitudes geográficas y emocionales que nos muestra el cineasta de Carranza, me cautivó cuando la vi y la leí. Obra inspirada en el sabroso relato de Adelaida García Morales, pero inacabada, por falta de dinero, según argumentó  Elías Querejeta al director, quedando la parte del Sur sin filmar.  A pesar de ello obtiene éxito comercial inmediato y ya empieza a ser considerada tras su estreno en 1982 una obra de culto.


El Sur (los mares del Sur) es el tiempo y su paso, el péndulo del zahorí , son las relaciones humanas descarnadas, es la Muerte, es la infancia: la mirada de la vida desde los ojos de Estrella, es la cruda poesía de vivir sabiendo que se nos va lo importante entre los dedos sin poder hacer nada. Es Schubert y los pasodobles. La fotografía de Alcaine y los escenarios están sacados de la paleta de un pintor de corte centro europeo. El sur es la veleta de la casa en el campo, es el acento andaluz de Rafaela Aparicio ("Estrellita , mi Estrellita, cuanto has crecío"), y la barba seria de Omero Antonutti, el ruido de la moto del padre que se aleja y sueña con un sur y una amante, y  la incipiente juventud de Iciar Bollain... La guerra civil de los que siempre la perdieron , el desamor y la invisibilidad de la esposa. Los silencios y paisajes que no dejan de susurrarnos.  El carioco y el suicidio. La elipsis del viaje hacia ese Sur. La película incompleta pero certera, tan similar a la mirada de los niños y las niñas, esa que Erice nunca deja de tener. Verla es vernos y comprendernos un poco más cada noche.
Como nota final, el disfrute de un día de exposición ya hace unos veranos de cartas visuales entre Erice y Kiarostami en la Casa Encendida apreciando lo mucho que nos enseñan los verdaderos maestros, sin intenciones pedagógicas . 








VOS Cine: Fa yeung nin wa (花樣年華): La magnificencia de los años pasa como las flores

I

Para S. con cariño. 


Hong-Kong años sesenta. Dos dobles parejas. Planos dobles, 
repetidos pero para nada iguales. Luz tenue. Intimidad.
Espacios estrechos de atractivo sin igual. 
Estampados en los vestidos que ya no puedes quitarte de la retina.
Qué estética!!!!  Qué fotografía.
El ángulo nos da descanso en la cadera, el humo del cigarro
 o los callejones  húmedos de Hong Kong.
Calor tropical, comidas de temporada, apartamentos minúsculos.
Miradas, silencios, peinados, relojes , despedidas, encuentros.
No hay besos, hay poesía. Hay amor. Lealtad.
Ternura y sutileza.
 El tempo lento moderato lo marca el ambiente de la historia.
 La tristeza de esos lentos balanceos de la 
cámara, está sabiamente ubicada por Wong Kar-Wai 
para no llegar a desolarnos.
Y la música!!!!
Texturas, gotas de perfume y Nat King Cole en español.
 La luz y la voz de fondo unidas.
Deseando amar.
In the mood for love.
Apenas voy a escribir mas sobre esta joya visual
compleja y novedosa en su técnica de rodaje
que no permite descuidos al espectador;
hay que verla y luego soñarla con otr@s
que seguro están deseando comentarla...



lunes, 12 de diciembre de 2011

VOS Cine: Dans la ville blanche de Alain Tanner


Bruno Ganz el marinero que desembarca en la lentitud de Lisboa

Craere con calma, passo dopo passo.


La ciudad blanca, de Alain Tanner (1983), que yo vi posteriormente a ese 1983, en aquellos años de cine de la TV2, a altas horas de la madrugada para poder escuchar y leer en VOS. Un marinero, llegado de la inmensidad de los océanos desembarca en una ciudad portuaria: Lisboa y sus Tranvías. El Tajo (y a la vez  el Rin: los dos ríos de la vida de Paul) y la lengua de Pessoa. Atrás deja su casa: un barco grasiento y ruidoso que nunca paraba de navegar. El café portugués, la pensión, la enorme sensación de libertad de falta de rutinas y horarios. La huida hacia lo desconocido. Una mujer en Suiza que recibe cartas en alemán con grabaciones realizadas con la cámara S-8 del marinero Paul. Una camarera lisboeta de taberna portuaria que habla lisboeta y ama en francés. Sin la VOS este maridaje de las lenguas deja sin sentido la visión y audición de la obra de A. Tanner.  La Lisboa más soleada y paseable, el contraste con la nocturna y canalla. La vida gira y el protagonista se ancla a la ciudad para detenerse, y  mirarse. Memoria, mirada y morada. La feminidad de Teresa Madruga (Rosa), encarna la ilusión de otras vidas posibles, en el cuerpo y el alma de mujer de ser desconocido y que aparece mágicamente en el camino sin avisarnos para proponer otra vida a partir de ese instante. Ese lugar en donde el reloj gira a nuestro favor: Bar Inglés del Cais do Sodré. Tras enamorarse, Rosa y Lisboa sitúan al navegante Paul ante el abismo, ante el laberinto terrestre de su vida,  poniendo a prueba los aprendizajes de su Odisea en desde su desembarco y deserción.




Y qué decir del escritor John Berger (1926) mano a mano en este guión y en otros de Tanner (1929): yo en aquella época no sabia de la escritura, ni de la sabiduría ni belleza de la mirada del escritor londinense, apátrida  perdido en la Alta Saboya y después hermano de todos aquellos parias y desheredados de la Tierra. Los círculos se cierran, y tras conocer su obra a través de Miquel Barceló en el MACBA en 1997, ya sus libros jamás han abandonado mis estanterías de escritos imprescindibles.
Recuerdo nítidamente las sensaciones de lentitud, de paz, y de poesía visual en una obra de arte de poco presupuesto, repleta de belleza y que siempre estoy dispuesto a rememorar para acabar paseando por la incomparable capital Lisboeta.
Podía haber sido ésta o alguna de otras más, pero la he elegido porque su compañía no me abandonó nunca, y por muchas de sus propuestas que me resultan cercanas en lo vital: la huida de un tiempo y una vida que no es la que queremos vivir. La libertad de vivir cada uno su  propia vida por encima de todo. El pararse y bajarse de la máquina del tiempo a un paraíso terrenal de lentitud, humanidad y disfrute. Saboreando otras cosas que no sean el dinero y la producción mercantilista. Disfrutar en esta vida (hay vida antes de la muerte) de la poesía del amor, de las sábanas blancas tendidas al sol, de los paseos sin reloj, de un vino en buena compañía,...pues en cualquier momento todo lo no dicho, lo no soñado y no realizado, ya no podrá materializarse jamás, por la visita  de esa certeza que llamamos Muerte. Al final no puedo dejar de escribir sobre la música que araña al espectador levemente, dejando caer notas sin estridencias. Este hermoso conjunto desordenadamente ordenado de guión, actores, actrices, director, equipo e hicieron que comprendiera que no me había visto una película a mí. No solamente me había hablado en mi lenguaje desde la pantalla. Me transformó ya en otra persona a través de la magia del cine.  Veo la vida con otros ojos: ojos que me colorearon tantas películas, tantos libros, y otras tantas escenas de teatro, tantas culturas y paisajes y tantísimos amigos y amigas que nunca dejan de  aportar a mi persona, y que espero lo sigan haciendo durante mucho tiempo. 



domingo, 11 de diciembre de 2011

VOS Cine: la escuela de los domingos. El espectador arrebatado

A partir de hoy (los domingos son ambiguos) quiero compartir aquellas películas que vaya recordando o apareciendo en mi memoria. Aquellas películas que me vieron en una sala grande en VOS, y que al salir del cine ya nunca fui el mismo. Me transformaron, me cambiaron, me retuvieron en la sala,  no queriendo salir a la superficie para encontrarme con la terrible o vulgar realidad. En algunas de estas cintas hay músicas que ya llevo incorporada en mi discografía particular; hay paisajes, situaciones delirantes y divertidas,  diálogos declamados en el momento justo de mi vida que tenían un significado muy significativo. Situaciones que plantaba a algunos de los personajes a mi lado, en la butaca de la izquierda, mirándome a los ojos para que me mirara en los suyos y descubriera lo que en el espejo de mi vida reflejaban. En ese viaje iniciático hubo paréntesis, atracones, chascos, o películas que no era ni el día ni el año de ver. En alguna ocasión asocio la película al clima de ese día, a la persona que me la recomendó, a la ciudad en que visioné, o con la persona que fui a verla. En casa, años después, me he reencontrado con algunas un tanto olvidadas, o he visto algunas sugeridas con muy buen gusto por amigos o amigas y que ahora, con estas herramientas 2.0 quisiera compartirlas. Algunas soportan pero el paso del tiempo, otras llegan ahora mejor  al alma madura. Habrá sesiones continuas, matinales, en color o blanco y negro, mudas, cortas o trilogías o cine de medianoche. Europeas, japonesas, o del otro lado del océano. Unas películas nos llevarán a otras, por sus actores o actrices coincidentes o por caminos extraños que se unen por esas no casualidades de la vida. Sin saberlo vimos películas de un mismo director, y luego el proceso de aprendizaje cinéfilo o en el largo café de después de salir de la sala oscura, lo aprehendíamos junto a otros amantes del séptimo arte El cine es ese mundo del ritual compartido. Una revelación intima, pero compartida en un espacio muy publico. El paso del tiempo condensado en bobinas de celuloide. Es imagen en movimiento, plano fijo, diálogos traídos de la hermana literatura y sueños que hay que soñar siempre en este periplo que no tiene fecha fija de caducidad, pero que sabemos acaba: la vida. El carácter fundacional en los de nuestra generación, aquellos que (nos) descubrimos a través del cine, en una infancia ya lejana y que avistamos lo que nos venia encima en vida desde la gran pantalla. El cine de autor o no comercial, realizado de manera artesanal, es el reflejo de unos tiempos y de la coherencia de algunos autores ante los momentos que toca vivir. Os dejo con aquellos maestros que si que lo eran y nosotros no lo sabíamos. Aquellos que nos enseñaron sin tarima, los mediadores de dudosa reputación de ese nuevo arte que nunca nos ha dejado de acompañar en nuestros mejores y peores momentos.



La poesía de finales del otoño

En esta semana de días felices, fiestas raras, reencuentros gozosos, y mantel compartido con amigos y amigas que nunca están suficientemente cerca, olvidamos el tiempo implacable y los relojes eran enemigos que aplacamos con risas, recuerdos, palabras y afectos. Viaje de vuelta y sensaciones hermosas.
Ayer, en la soledad del otoño hogareño, buscando un par de libros entre las estanterías me encontraron estos hermosos y concretos versos de la poetisa Marina Tsvetáieva
Su vida tampoco fue vacía, insulsa o incoherente.


Marina Tsvetáieva




Psique

No soy una impostora - vine a mi casa,
y no soy la criada - no necesito pan.
Soy tu pasión, el descanso de tu domingo,
tu séptimo día, tu séptimo cielo.

Allá, en la tierra, me daban monedas
y colgaban en mi cuello piedras de molino.
¡Querido! ¿No me reconocés acaso?
¡Soy tu golondrina – la psique!

Versiones de Natalia Litvinova
Fuentehttp://animalesenbruto.blogspot.com




 A  Alia

                                                   mi hija

Algún día, criatura encantadora,
para ti seré sólo un recuerdo,

perdido allá, en tus ojos azules,
en la lejanía de tu memoria.

Olvidarás mi perfil aguileño,
y mi frente entre nubes de humo,

y mi eterna risa que a todos engaña,
y una centena de anillos de plata

en mi mano; el altillo-camarote,
mis papeles en divino desorden,

Por la desgracia alzados, en el año terrible;
tú eras pequeña y yo era joven.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Leyendo V

Leyendo los papeles en la Cuesta de Moyano (Madrid)
Cementerio Dorotheenstädlicher en Berlín (Alemania)



Novela, vida, historia y dignidad: Jose Luis Sampedro

José Luis Sampedro y su compañera  Olga

José Luis es la humanidad, la vejez en lucidez, la indignación antes este sistema capitalista salvaje de vida.
Es la voz del amor en sus libros, del disfrute de la vida, de las sirenas, de los nietos,
de los amantes, de la escritura delicada, la libertad en octubre.
El economista
de la generosidad y la pureza de su espíritu.
El escritor que nunca para de escribirnos.

Leyendo IV

Guia argentina en el tren de Munich
Domingo de diciembre al sol invernal

Paseando por Salamanca

Cuesta de la Raqueta. Fachada de un bar de la época de la movida.
Junto a las vías del tren
Posada de las ánimas

domingo, 4 de diciembre de 2011

Leyendo III

A las puertas de la casa museo de Antonio Machado , Segovia, Hay Festival 2009
Biblioteca Casa de las Conchas. Salamanca. 2010 
15-M. Puerta del Sol y de la Esperanza. Madrid.2011





Kavafis


Acabo de releer un libro sobre la obra y vida de Kavafis, de la editorial Barcanova, escrito por José Ribas Sanpons, que a su vez me ha sumergido en el libro de los poemas (Editorial Hiperión, nº 1 de la colección, con traducción y anotaciones de José María Álvarez)   del poeta nacido  en Alejandría y fallecido en 1933  en su amada ciudad. La misma que desaparecía con su muerto. Él era el último gran amante de las culturas helenas del Mediterráneo alejandrino.No escapó a Londres, ni a Grecia. Malvivió libre en sus cafés, terrazas o habitaciones sombrías en donde buscaba la belleza de los cuerpos jóvenes. L.Durrell le retrata magníficamente en su “Justine”, del imprescindible Cuarteto de Alejandría, en el personaje de Balthazar: el viejo poeta de la ciudad de las cinco razas, las cinco lenguas y la docena de religiones. Ante su mundo que se desmorona, Kavafis se refugia en la Belleza tal y como la entendieron los griegos: la Poesía.  El paisaje de burdeles, callejones, sol  y juventud, de El Cairo o de Antioquía, son ya el recuerdo de un mundo Mediterráneo y Griego que ya es  Mitología. Su único refugio es la Palabra. http://www.ciudadseva.com/textos/poesia/cavafis2.htm



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Leyendo II

En Enero de este año, en el trayecto Salzburgo - Munich  me encontré con estos dos regalos




Los grandes papeles. Nieve y lectura.


Dos soportes. Dos lectores

Leyendo I

San Sebastián, Verano

Durante muchos años he ido enfocando con mis diferentes cámaras de fotografía, analógicas y ahora digitales a personas que leían. Mujeres, hombres, niños, en la playa, en trenes, en bancos sentados. Leyendo periódicos, revistas, libros... Las voy a ir compartiendo con vosotros. Que os gusten.

La playa de la Concha, verano 

Plaza San Boal, Salamanca, verano



lunes, 28 de noviembre de 2011

Pablo Guerrero "Hoy que te amo"




Hoy que te amo, 

mujer, 

amiga 

y compañera, 

vamos a creer 

que nuestras manos crecen, 

que tenemos mil dedos 

o diez mil de todo, 

son como antorchas 

que a la noche amanecen. 

Hoy que te amo, 

voy a incendiar el aire 

con la risa y el beso 

de tu voz y la mía, 

voy a aventar lo que de bueno tenga 

con tu contacto de piel 

amanecida. 



Hoy que te amo, 

dejara de ser  

la libertad una palabra 

escrita en la pared.(bis) 



Hoy que te amo, 

el mundo, 

tú y nosotros 

baila en corro una danza solidaria  

y se buscan las manos 

y nuestro amor de golpe  

como una lluvia fértil se derrama 

estaba yo, 

¿te acuerdas?, 

cantándote estas cosas 

junto a la puerta del Museo del Prado, 

un hombre se acercaba, 

muy amable nos dijo: 

"Está prohibido 

que estén 

aquí sentados." 



Hoy que te amo, 

dejará de ser  

la libertad una palabra 

escrita en la pared... (bis)
      

HBC (La magia del cine en VOS)



HBC

HBC: Parecen las iniciales de alguna cadena de Tv norteamericana. No lo son. Son las siglas de la actriz que llenaba la pantalla en Lady Jane, Una Habitación con vistas, o Francesco: Helena Bonhan Carter. Fue una de las primeras voces que escuché sin doblar (exceptuando algunas clásicas). Era la actriz de dicción, de las tablas de las corralas londinenses,  la heredera de las damas británicas del teatro clásico de W. Shakespeare. Era la joven réplica,  en aquella época, a las voces hipnóticas que escuche en la segunda cadena de los años 90, cuando pasada ya la media noche emitían ciclos de Charles Laughton , o Bette Davis. Muchos habían trabajado en la radio y eso se notaba. De los actores españoles no olvido las voces de Pepe Isbert (doblado en otro idioma querría oírlo.Será irreconocible) de Fernando Fernán Gómez o de Pepe Sacristán.  A HBC la perdí un poco la pista, ahora encontré una entrevista en DVD en la que ella comenta algunas de sus primeras películas. De ahí he capturado la imagen que acompaña al texto. 

Chillida: Horizontes



Eduardo Chillida iba para portero de futbol del equipo de su ciudad: la Real Sociedad de San Sebastián.  El laberinto que es vivir, le condujo tras quebrarse una rodilla a la poética que es crear con tu mente y tus manos lo que el corazón te dicta. Escapó del espacio, límites y balón al grabado, la tinta, el alabastro, el acero o el barro cocido. Manos abiertas, figuras tridimensionales en espacios que acogen la pieza y al visitante. Hace tres años, ya fallecido Chillida, en el mes de agosto, viajé para pasear por el Caserio de Zabalaga y emborracharme de su obra. Fue un día de verano norteño, con chirimiri, sol a ratos y sin frio. Un día entero entre hierba, bosque, caballos, y la paz de un amplio paraíso que  ofrecía pararte, dibujar, fotografiar, leer;insinuándote músicas y poemas. Desde hace más de un año el museo al aire libre cerró. Ya la cultura no importa. 



sábado, 26 de noviembre de 2011

Rafael Argullol

Rafael Argullol


 La precisión poética, en tiempos de titular vacío y urgente
la calma en la tormenta,
la hoguera en la oscuridad
la lentitud y la perseverancia en las noches y días
con un largo recorrido.
Atmósfera y sugerencia. Bálsamo o aguja según convenga.
Leerle para crecer antes o tras el amanecer.
En librerías y bibliotecas.

viernes, 18 de noviembre de 2011

La fachada de la tienda de animales


En estos tiempos la palabra ya es en si una osadía,
la propuesta de Cicerón va
en la dirección de la flecha azul , no exite otro camino que usar nuestra mente.


Alguién cogió un bote de pintura, antes no sabemos si leyó, escuchó o de dónde sacó
la cita de Marco Tulio Cicerón.
No sabemos si es hombre, mujer, o si lo hizo solo ,de noche o de día. Hace meses que lo leí. Nadie lo borró hasta ahora.

martes, 15 de noviembre de 2011

Lluvia para la travesia del desierto

En este otoño distinto
no nos queda mucho más que empaparnos.
Bebernos el zumo de las nubes.
Nubes que siempre nos salpican humildad.

Hacer camino y deleitarnos con lo que nos ofrezca la senda.
Para la travesía: Silencios. Tierra. Observación.
Sencillez, y coherencia.
Para la noche: lumbre, lectura, palabras y sueños.

Olvidadas viejas victorias
caminemos en los  nuevos mapas
para hacer rutas hacia paisajes de ilusiones renovadas.

Nuevas miradas de niño en las gafas de esta nueva arquitectura.


Para la sed de viaje el agua de los cielos