lunes, 25 de noviembre de 2013

Actitudes de unos pocos que nos hunden al resto

Muchos sabemos que esta mentira, que esta crisis, se podría solucionar. Solamente haría falta un poco de generosidad por parte de los avaros y especuladores. Que hay dinero  de sobra para evitar sufrimientos y buscar igualdades. Acabar con los rescates a la banca y los desahucios, rescatando a las personas. No es un problema de no saber que hacer, es un problema del comportamiento egoísta y desmesurado animo de tenencia de una casta de especuladores que no tienen nunca saciado su apetito de riquezas. El egoísmo de unos pocos frente a la impotencia de una inmensa mayoría. 
Como en el planeta de los simios...el Mundo dado la vuelta.




¿Y hacía dónde vamos?

Resulta que no eran las películas y su calidad, era la pasta que nos vale ir al cine, señor Ministro.Eran sus impuestos y la cantidad de gente que trabaja honradamente para vivir de lo que vale el precio de un pase de una sesión en pantalla grande.



Resulta que no quieren cultura popular. Quisieron demoler las obras sociales de las Cajas de Ahorros. Quisieron salvar a la banca y privatizar la cultura. Resulta milagroso que aún así, aquí,  se sigan haciendo películas dignas, clubs de lectura con lectoras empedernidas, exposiciones de arte,...


Resulta que todo son sacrificios, verdades a medias, eufemismos, necesidades de la banca, recortes de libertades a los de siempre, retrocesos en el túnel del tiempo, impuestos y bajada de sueldos a los de siempre. resulta que eramos los mediterráneos los culpables, y gracias a ello los dirigentes a desunido Europa y han sembrado la semilla de la xenofobia, la homofobia y la social fobia. La ola de los tiempos.


Resulta que ya nada importa de lo importante. Ruinas entre el IBEX subiendo como la espuma. Brotes verdes para unos pocos. Y ni escuelas, ni hospitales, ni trabajo digno, ni ayudas a las familias con enfermos crónicos, ni nada de lo que la sociedad necesita...Cortinas de humo para la realidad de unos multimillonarios y miembros de la clase politica y especuladora que pasea por sus paraísos de jauja. 

La nieve acaricia las laderas del valle; es finales de noviembre



Temprano, esta mañana, la primera nevada. El ocre, el verde
se refugian debajo de los arboles. 

La segunda, a las doce. Del color
sólo quedan las agujas del pino
que caen, también ellas, mas tupidas a ratos que la nieve.

Luego, de atardecida,
el astil de la luz se inmoviliza,
las sombras y los sueños tienen el mismo peso.

Sólo un poco de viento 
escribe una palabra con la punta del pie
fuera del mundo.

Foto

"Principio y fin de la nieve" del  poeta y crítico literario francés Yves Bonnefoy 
Editorial Hiperión. Edición Bilingüe. 1993.

martes, 19 de noviembre de 2013

Chus Pedro


Una melodia, una letra, para este inicio de los fríos.
Chalaneru

Camus, de nuevo, y el maestro Germain

París, 19 de noviembre de 1957

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo.

Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus


II

Mi pequeño Albert:

He recibido, enviado por ti, el libro Camus, que ha tenido a bien dedicarme su autor, el señor J.-Cl.Brisville.

Soy incapaz de expresar la alegría que me has dado con la gentileza de tu gesto ni sé cómo agradecértelo. Si fuera posible, abrazaría muy fuerte al mocetón en que te has convertido y que seguirá siendo para mí "mi pequeño Camus".

Todavía no he leído la obra, salvo las primeras páginas. ¿Quién es Camus? Tengo la impresión de que los que tratan de penetrar en tu personalidad no lo consiguen. Siempre has mostrado un pudor instintivo ante la idea de descubrir tu naturaleza, tus sentimientos. Cuando mejor lo consigues es cuando eres simple, directo. ¡Y ahora, bueno! Esas impresiones me las dabas en clase. El pedagogo que quiere desempeñar concienzudamente su oficio no descuida ninguna ocasión para conocer a sus alumnos, sus hijos, y éstas se presentan constantemente. Una respuesta, un gesto, una mirada, son ampliamente reveladores. Creo conocer bien al simpático hombrecito que eras y el niño, muy a menudo, contiene en germen al hombre que llegará a ser. El placer de estar en clase resplandecía en toda tu persona. Tu cara expresaba optimismo. [...]
He visto la lista en constante aumento de las obras que te están dedicadas o que hablan de ti. Y es para mí una satisfacción muy grande comprobar que tu celebridad (es la pura verdad) no se te ha subido a la cabeza. Sigues siendo Camus: bravo. [...]

Hace ya bastante tiempo que no nos vemos.

Antes de terminar, quiero decirte cuánto me hacen sufrir, como maestro laico que soy, los proyectos amenazadores que se urden contra nuestra escuela. Creo haber respetado, durante toda mi carrera, lo más sagrado que hay en el niño: el derecho a buscar su verdad. Os he amado a todos y creo haber hecho todo lo posible por no manifestar mis ideas y no pesar sobre vuestras jóvenes inteligencias. Cuando se trataba de Dios (está en el programa), yo decía que algunos creen, otros no. Y que en la plenitud de sus derechos, cada uno hace lo que quiere. De la misma manera, en el capítulo de las religiones, me limitaba a señalar las que existen, y que profesaban todos aquellos que lo deseaban. A decir verdad, añadía que hay personas que no practican ninguna religión. Sé que esto no agrada a quienes quisieran hacer de los maestros unos viajantes de comercio de la religión, y para más precisión, de la religión católica. En la escuela primaria de Argel (instalada entonces en el parque Galland), mi padre, como mis compañeros, estaba obligado a ir a misa y a comulgar todos los domingos. Un día, harto de esta constricción. ¡metió la hostia "consagrada" dentro de un libro de misa y lo cerró! El director de la escuela, informado del hecho, no vaciló en expulsarlo. Esto es lo que quieren los partidarios de una "Escuela Libre" (libre... de pensar como ellos). Temo que, dada la composición de la actual Cámara de Diputados, esta mala jugada dé buen resultado. Le Canard enchaîné ha señalado que, en un departamento, unas cien clases de la escuela laica funcionan con el crucifijo colgado en la pared. Eso me parece un atentado abominable contra la conciencia de los niños. ¿Qué pasará dentro de un tiempo? Estas reflexiones me causan una profunda tristeza. [...]

Recuerda que, aunque no escriba, pienso con frecuencia en todos vosotros. Mi señora y yo os abrazamos fuertemente a los cuatro. Afectuosamente vuestro.


(Albert Camus. El primer hombre. Traducción de Aurora Bernández.  Barcelona, Tusquets, 1994.) 

Llegaron las primeras nieves








El extranjero ante él mismo, ante el mundo



Albert Camus ( Mondovi, Argelia Francesa, 7 de noviembre de 1913 - Villeblevin, Francia, 4 de enero de 1960)  el gran olvidado.
El argelino extranjero y el fútbol. El guardameta del Racing Universitario de Argel.
Sobriedad y seguridad. Colocación. 
 Y la muerte del hombre.
El existencialismo del humo de la colilla.
Louis Germain el maestro de escuela al que dedica su Nobel.
Frente al nihilismo, la luz del mediterráneo.
Café Flore, gabardina, lluvia y escribir sin parar. Y hacer sin tiempo para el desánimo.
La rebelión contra lo que condena aquello que merece la pena.
Reflexión y pensamiento, así fue Camus.


Se baña en las aguas del lenguaje, de la coherencia individual, del compromiso contra viento y marea.
Se va del partido.
Compromiso frente al inmovilismo.

Diez palabras que prefiero, decía Albert:
mundo
dolor
tierra
madre
hombres
desierto
honor
miseria
verano
mar



“ha llegado el momento en que es preciso creerlo todo o negarlo todo. Y ¿quién de entre vosotros se atrevería a negarlo todo?”.
(La Peste)



Si ninguno de los que deben dar la cara la da.
Ahora que se escudan en la multa y la sanción.
Ahora que el eufemismo es norma.

No nos podemos callar.
No podemos dejar de pensar de manera crítica.
No nos van a engañar.
Somos auténticos y no podrán con nosotros.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Los meses del otoño









La inmensidad del pensamiento libre y de nuestra ira desbordándose por los labios.

Los futbolistas de antes. Los goalkeeper. Sin tiempo de dar ruedas de prensa. Jugaban y se divertían.

Las briznas del elegante otoño con gabardina y paraguas blanco.

Un tazón de arroz con leche humeante escuchando a 

Los Beatles en la azotea despidiéndose de casi todos a ritmo de Get Back.

Pero no regresaron. Una pipa humenate de un viandante sorprendido.

Los bobbys de negro conteniendo a la masa. Las miradas desafiantes entre John y Paul.



Una buena chimenea. Un abrazo lento y cálido antes de dormirse.

Un cuento susurrado mientras haces la cena.

La olla macerando la carne y la verdura. Estofado con hierbas aromáticas de los tonos de 

este noviembre que ya salpica los cristales de agua  azulada y viento salado.

¿Hay algo qué nos guste más...?





A vueltas con la Troika





Otra vez los hombres de negro en el país Luso. Hermanos de frontera.
Pidiendo sacrificios.
Otra vez sin soberanía nacional.
Otra vez niños sin desayunos en casa.
Otra vez arramplan con la educación pública, la sanidad pública, y la cultura.
Otra vez exigiendo sacrificios a los de siempre.
Otra vez contándonos mas cuentos malos de caperucita.

Marionetas de los especuladores y banqueros agachando la cabeza.
Estamos hartos.
De ver como nos roban para dárselo con la otra mano a sus dueños: mercados.


El cine y otros asuntos


Muchos pensamos: el noventa y cinco por ciento del cine es malo. Pero del cine mundial. El de consumo. El que usted controla.

¡Importa la belleza, no la calidad!”
Hay cine excelente con guiones, actrices y actores de talento.
Cine que no se vende a modas.

El sentimiento de lo bello.
Del arte de lo hermoso.
De lo realizado con mimo. Artesanalmente.
Ocúpense de dejarnos crear.
De no anteponer lo económico a los procesos de creación.

Hablemos si quiere de Guerín, de Erice, de Saura, de León de Aranoa, de Qurejeta...



De guiones y actores con oficio.



Viva el buen y hermoso cine!!!!!

No es tiempo de mirar a otro lado, Lou y Laurie lo saben bien


El poeta y su musa.
Su amiga eterna y amante.
Lou y Laurie.
Yo los recuerdo como una pareja de poetas.
De los que van con la verdad por delante.
Cantaban las ciudades y sus gentes.
Lou se nos fue la otra semana mirando los árboles otoñales.

“No es tiempo para celebraciones. / Ni para chocar las manos. / 
Ni para palmaditas en la espalda. / No son tiempos para bandas de música”. 
Lou Reed. There is no time.

Enamorados.
Honestos.
Supervivientes.
Artistas.