martes, 31 de julio de 2012

Lo público: Espacios de vida. Vivir con un mínimo de dignidad

Merecemos una apropiación del espacio público para confiar en el futuro. Necesitamos los valores de cuando eramos más pobres: solidaridad, y aquel  afán de conocer y conocerse. Unas loables ansias de libertad y dialogo. Una búsqueda común de salir adelante. Unos anhelos para salir de la inopia. Nos gustaba disfrutar de las bibliotecas publicas, los parques públicos, las plazas de los pueblos públicas, las escuelas públicas y los museos y teatros públicos.  No deseamos más desolación.

Cada vez hay menos Estado y mas despilfarro. Tenemos menos tiempo para nuestros placeres diarios. Añoramos una vida mas confiada, menos complicada, de intercambios de saberes y mucho más agrónoma y más gastrónoma. Nuestra autogestión de pueblos y de ciudades con menos coches, más paseos, más bicicletas, menos ruidos, más solidaridad. Menos macro centros comerciales fríos e inmensos e impersonales. Mas barrio y mas producto local. Queremos convivir sin los relojes cronometrando. Queremos belleza cotidiana.

No soñamos con un mundo de despilfarro, desigualdades, palabras vacías, gasto de energías sucias e insostenibles, ni con deudas eternas producidas por especuladores que no viven en la calle, en nuestra realidad cotidiana. No queremos ser esclavos, ni gentes desesperadas, ni autómatas, ni desplazados por guerras que no hemos provocado, ni asolados por inundaciones o sequías por no respetar al Planeta en que vivimos. 


No queremos un mundo virtual, de obsolescencia calculada, de falso desarrollo sostenible para limpiarse las conciencias. Soñamos con disponer de nuestro tiempo, nuestro trabajo y nuestro dinero, pero para  manejarlo con sentido común y humildemente no para ser manejados. 
Para vivir nuestra propia existencia.
Dignamente con un hogar y un trabajo.

Trabajar menos y vivir mejor, no es una falacia. Desde el Renacimiento el ser más veloces para trabajar más, consumir lo que no necesitas  para ser mas feliz eran ideas hipnóticas creadas por los poderosos.
El reloj como dios. La globalización para unificar y homogeneizar. Consuman hasta arruinarse. Agotamiento de la especie. Por favor, déjennos reaprender a habitar el tiempo,a construir de otra manera el vivir  diario.

Amamos la belleza sin ostentación y buscamos el saber tenazmente,-según cuenta Tucídides-, dijo Pericles. Buscamos un mundo de verdad, transparente, donde los valores individuales queden atrás y emerjan los del bien común. 
Problemas comunes  que deben solventarse desde el ágora donde todos estemos hablando y escuchando para el bien del vecindario. De la ciudadanía. 

Europa y sus valores solidarios, de igualdad y ayuda a los desfavorecidos están cediendo su soberanía y virtudes ganadas por las gentes, ante una invisible pero feroz tribu de especuladores y tecnócratas.

Cafés, tertulia, lectura del periódico: anhelo de verano

La historia de los veranos va unida a los cafés, a las terrazas, a los toldos que cubren las mesas y sillas. La historia de Europa Central y Mediterránea o de Alejandría, va unida a cafés de espejos,sofás, sillones, mesas marmóreas, té y tabaco. Budapest, El Cairo, Viena, Lisboa, París...


Partidas de mus, ajedrez, dominó. Crucigramas, lecturas ensimismadas. Jarras de agua fría. Cafés solos y con hielo. Helados o granizados. Sombreros y abanicos. 

Mañanas con sol asomando, que ya nos obligan a un brunch largo, pero sin prisas, que nos ayude a soportar el calor. Ventiladores a media mañana o tras la comida para huir del sopor del viento sur.
La conversación sin prisas, lenta, con una horchata o algo mas fuerte...un whisky de malta y una piedra de hielo, para celebrar la vida, para celebrar otro verano más. Un reencuentro placentero nuevamente.



Llegado el crepúsculo, llega el momento de abrir los oídos, y relajar la mente. Beber algo que no nos distraiga, y dejar plácidamente pasar el tiempo. Disfrutar de las estrellas que sobre la cabeza nos observan. Escuchar la noche, las cigarras o la mar. Estirar las piernas. Respirar la brisa breve que nos envuelve. Besarse poniendo el alma en la boca, entre invisibles gotas de sudor.

En soledad, en grupo, con la pareja, desayunos, cafés, lecturas, conversaciones, dan al verano su sentido: el disfrute de la lentitud de los largos días. Humo de cigarrillos, sandalias, vestidos ligeros estampados, bisutería y gafas de sol. Todo es estío.

Para otro día quedan las tormentas de verano. Los días grises de nubes y relámpagos que también tienen su encanto y sus ritos.


lunes, 30 de julio de 2012

¿Conspiración, Desencanto, ... qué se yo?









Vimos el sábado pasado por la noche en la 2 de TVE, el reportaje de En Portada: Sintagama, ver Sintagma: tve2 en portada. Visionamos un naufragio, una pesadilla, ... Es un reportaje del año 2011. Y lo que describe es solamente un anticipo de lo que ahora nosotros sufrimos en carnes propias. Y un aperitivo que se hace cada vez mas vomitivo, y que Enric Gonzalez ha cincelado en varias entrevistas y artículos en el diario El País

Subsidios, engaños, estafas, sobornos, indignación creciente, paro insoportable, impuestos y más impuestos, I.V.A. por las nubes, sueldos recortados, pagas suprimidas, ... reúnen a miles de griegos y griegas, a policías, mendigos, y a perros en la Plaza Sintagma de la Atenas del Siglo XXI. 

Neo-liberalismo, suicidios, falta de derechos adquiridos tras la segunda guerra mundial, pagos por no producir olivos, ayudas millonarias de Europa que no produjeron nada perecedero, demagogia, euros que parecían caídos del cielo, banca, olimpiada ruinosa, gentes con varios créditos personales e hipotecas... El escritor Petros Márkaris hace un acertado y claro diagnostico, mezclando su perspectiva humana con la novela negra, género donde se puede incluir lo ocurrido en su Grecia natal. Moneda única, especulación, intereses ocultos, ...son analizados por Pedro Olalla. Helenista, profesor, traductor, fotógrafo, da cumplida formación e información en su blog de los caprichos y despropósitos de la U.E sin tapujo alguno. Lectura no sé si muy veraniega, pero que complementan el visionado de "Sintagma". Coctel griego para las noches de agosto. 

martes, 24 de julio de 2012

Esther Tusquets

Esther Tusquets y Miguel Delibes fotografiados
en un soleado dia de invierno de 1961 por Oriol Maspons.


Ayer lunes falleció Esther Tusquets,fundadora y alma mater de la editorial Lumen, aparte de escritora. Hoy apenas llegan ecos de su desaparición. El tiempo devora todo, en estos tiempos de velocidad y desmemoria.
La fotografía que encabeza el texto,  la encontré en un  Babelia de hace años. Luego se ha sabido de su trasfondo real. Yo imaginaba a Esther tomando el sol en una mañana fría en la vieja castilla. Al lado Miguel oteaba concentrado el horizonte despejado castellano. Tal vez manchado por la silueta veloz alguna liebre o conejo.
En las memorias de Esther se descubre la realidad. Era el viaje que hacían los tres personajes citados: Tusquets, Delibes y Maspons. Preparaban la edición de La caza de la perdiz roja, escrita por el vallisoletano e ilustrado por el fotógrafo barcelonés. El escritor tenia 41 años, la editora 24, y el fotógrafo 32 inviernos. La noche anterior a esta instantanea, la bella editora había perdido la virginidad en brazos del barcelonés en un hotel de Castilla la Vieja.


Desde este viaje por la sobria y hermosa Castilla, Esther y Delibes fueron amigos a muerte.

lunes, 23 de julio de 2012

Ya está bien !!!!!!!!!!






Ya está bien de reírse de nosotros. De tratarnos como a imbéciles. De que quieran que paguemos la crisis unos pocos: los trabajadores, los que no hemos causado la especulación, ni la burbuja inmobiliaria, ni prestamos lo que no teníamos...
Ya está bien de medidas que no han tenido ningún resultado en la vecina Portugal o en la hermana Grecia. Ya está bien de destrozar los Derechos. Los derechos a una Sanidad Pública, a una Educación Pública, a una Cultura Pública y asequible. Ya está bien de usar eufemismos sobre la no paga extraordinaria...Ya basta de políticos profesionales que se olvidan de que les pagamos todos para que gestionen un Estado Democrático de verdad. Ya basta de no confiar en nosotros, las personas,  y si en la Banca y en los Mercados.
Ya está bien.
Es el momento de buscar otro modelo, otros procederes basados en la colaboración y en la no competencia salvaje y en el individualismo atroz. Existen otros paradigmas basados en la honestidad y el reparto equitativo de tiempos de trabajo y bienes. Hay otras maneras imaginativas que no nos quieren contar.
Ya está bien. 
De subir el I.V.A de manera salvaje. Sadismo económico, titulaba un diario. Dilapidando los servicios públicos en nombre de la deuda. Ya está bien de privatizar para dejarnos sin derechos. 
Ya está bien!!!!!!! De asustarnos, de romper sueños y esperanzas, de no saber que somos muchos y muy hartos.

El Prado un lunes de Julio




Lecturas visuales del verano.


Un placer, un lujo, poder estar una mañana de verano con alguien que te acompañe por el Museo del Prado explicándote detalles y salas con gran dosis de paciencia, delicadeza y sabiduría, mostrando una nueva mirada para cautivarte con pinturas de los primitivos Holandeses. Los rincones secretos del taller del pintor, las claves iconográficas. Un lugar para aprender y para mirarse y encontrarse. El Prado nunca defrauda, pero de esta manera es inigualable. Grazias S.

Lunes de verano en El Prado

El pasado lunes 9 de Julio, desayunando junto al Museo del Prado
nos emocionamos leyendo esta delicia que Almudena Grandes  escribió
en su sección de los lunes del diario El País. 


Feliz verano


Hay muchas cosas buenas que salen gratis. Pasear por la mañana temprano, cuando el sol es tierno, tímido como la brisa que coquetea con las hojas de los árboles. Caminar de madrugada por calles tan llenas de gente como en los mediodías del invierno, para asombrarse de la euforia silenciosa de las parejas que se besan en los bancos, o apoyadas en los pilares de las plazas porticadas. Los que viven cerca del mar lo tienen fácil, pero también es una fiesta meter en una tartera la comida prevista para consumir en casa, despacharla sobre una manta, en la hierba de algún parque, y tumbarse después a la sombra. Asistir a los conciertos de las bandas que suelen tocar en quioscos de parques y plazas mayores los domingos por la mañana. Y frecuentar las bibliotecas públicas, mientras duren.

Hay muchas cosas buenas que salen muy baratas. Una botella de vino para beberla despacio, en casa, al atardecer y entre amigos. Un buen libro de bolsillo, que proporciona una emoción que dura más que el vino y cuesta casi lo mismo. Un cine de verano, el lugar ideal para hacer manitas. Una ración de ensaladilla rusa y dos cañas, en la terraza de un bar cualquiera, antes o después del cine de verano. Enamorarse es un milagro todavía más barato, tan caro que, sin embargo, no se puede fabricar.

El verano es el tiempo de la felicidad. Apúrenlo y no piensen en el invierno que nos espera. Porque nuestros abuelos lo tuvieron muchísimo peor que nosotros y si no hubieran vivido, si no hubieran sabido disfrutar de la vida, si no se hubieran enamorado en tiempos atroces, nosotros no estaríamos aquí. Si existe una cosa que sabemos hacer bien los españoles es ser pobres. Lo hemos sido casi siempre, pero eso no nos ha hecho más desgraciados, ni más tristes que los demás. Recuérdenlo y sean felices, porque la felicidad también es una forma de resistir.



Cuadernos de verano



Con retraso llegó el verano este año. Pero al fin está aquí. Y con retraso llega esta entrada al blog. Perdón. Por eso estos días tendréis varios escritos en el cuaderno muy seguidos. Así intentaré hacerlo.