jueves, 25 de abril de 2013

El orden y el caos










El Universo de la química. De los números primos. Las paradojas. Los mapas secretos y mas encriptados. El universo de las cosas pequeñas es mas interesante a veces que todo aquello tan evidente, esos titulares mentirosos, esa manera tan sutil de atontar creando opinión sobre lo que les interesa a ellos: a los políticos, a los mercados, a los especuladores, a los poderosos. A veces es mejor mirar lo diminuto, lo humilde, la naturaleza, los seres vivos más anónimos, ...Una estrella insignificante. Una nube. El vuelo de un colibrí. Un beso.

A pie de calle





Sin el valor añadido. Bajo el sol y bajo la luna. Artistas anónimos. Temas íntimos y universales.
La voz más personal. La espontaneidad. El grito sin filtros ni ahogos. El trazo limpio.


Rodríguez


Rodríguez


Una sala oscura. Un cine, un domingo a las ocho para contemplar el documental “Searching for Sugar Man” de Malik Bendjelloul. V.O.S. La peli comienza y estamos en Detroit, ciudad fría, fea, dura, fábricas del automóvil en crisis, pobreza, edificios abandonados.Un argumento que cada quince minutos gira y engancha más. Un músico nacido en 1942 que en los 70 del siglo XX, grabó dos discos soberbios y desapareció del mapa musical. Apenas nadie compró  un disco suyo.  A miles de kilómetros de allí, en la Sudáfrica del Apartheid, sus poéticas y desgarradoras letras fueron himnos a favor de la libertad. La censura  de los racistas de raza blanca rayaba a cuchillo sus vinilos. Una lección de Historia que no aparece en los libros. A diferencia de en Estados Unidos, mas de 100.000 LP´s vendidos...pero ni rastro de ese dinero en la discográfica americana…ni en el bolsillo de Rodríguez…Dos fans sudamericanos se pasan años intentando saber más de su ídolo musical: Sixto Rodríguez. Buscar en la época no digital desde otro continente…


La BSO son temas de sus dos discos y la emoción de sus letras crudas, y su guitarra ya justifican pagar una entrada un domingo por la tarde y salir diciendo aquello de que grande es la vida, el cine y la música. No desvelo más, que ya he contado suficiente.


Lennon, John


Lennon, John

Encontré un libro curioso. "Las cartas de John Lennon". Raro.  Agradecido en imágenes, postales, cartas. Todo remite a recuerdos de familiares y amigos de Lennon y Yoko. Entre ellas me llamaron la atención una tira de imágenes de foto-matón con un John con traje colegial británico, con solamente cinco años, sonriente, algo tímido, en blanco y negro. Ese John al que su tía Mimí, quería recordar siempre así. Un John escritor compulsivo de postales, cartas, letras,....




miércoles, 24 de abril de 2013

José Luis Sampedro

Un caballero. Generoso. Poeta. Economista. Escritor. Sincero. Crítico. Lúcido.





Sant Jordi: Rosas y Libros

Leer sigue siendo un acto imprescindible.

Un refugio.
Una postura de heroismo.

Una lectura a si mismo.
Un crecer entre páginas y mundos lejanos.
Paisajes, personajes, vidas compartidas.





martes, 2 de abril de 2013

Ciudadanos bien informados, por Ana Pastor














Ciudadanos bien informados, por Ana Pastor

Uno de los deberes de la Administración es mantener informado al pueblo.17.marzo.2013 

Cerró su discurso aquel 11 de agosto de 2009 con la siguiente frase: «Creo que este es un gran día». Chile, que durante años había sido noticia por las terribles decisiones de algunos de sus dirigentes, había conseguido convertirse de nuevo en referencia mundial con una acción de gobierno simple pero trascendental. Gracias al empeño de su presidenta, Michelle Bachelet, el país daba pasos de gigante en un terreno concreto y lo hacía sorprendentemente desde sus instituciones. Esa mañana de agosto Bachelet anunciaba la aprobación de la nueva Ley de Transparencia de la Función Pública y Acceso a la Información.

La presidenta insistía en su discurso en que una democracia es mejor y más fuerte si sus ciudadanos están bien informados. Decía que distribuir esa información también es una de las principales responsabilidades de las administraciones. Parece una obviedad, pero viendo lo que sucede en países como el nuestro no lo es tanto.

Quizá ha llegado el momento de que se impongan las obviedades. Sobre todo algunas. Hace unos días Ferran Adrià hablaba en CNN de mimetizar lo bueno y de la importancia de observar Latinoamérica sin esa mirada superior y condescendiente que, en ocasiones, se ha practicado en España. Chile tiene una Ley de Transparencia que obliga a dar respuesta a las dudas de los ciudadanos en un plazo máximo de 30 días. España no. Chile tiene una ley que establece infracciones para los responsables públicos que no faciliten esos datos. España no. Chile tiene además una ley específica para los partidos. España no. En aquel país cualquier ciudadano puede acceder a una página web, bastante sencilla, en la que es posible consultar las cuentas de las principales formaciones políticas. En ella se especifican las donaciones, los créditos con los bancos, los gastos de campaña y hasta los de mobiliario. Y, por cierto, esas cuentas las firman los presidentes de cada partido y los tesoreros.

Y Chile no es el único país. Hay muchos más ejemplos en los que inspirarse. En el Reino Unido se hacen públicos los presupuestos detallados de la Casa Real británica y en la página web del Gobierno cualquiera puede consultar los regalos que reciben los ministros, los nombres de todas las personas que los visitan en la sede oficial, las reuniones que mantienen y los viajes que realizan. ¿A quién queremos parecernos? ¿Queremos seguir siendo el único país de la Unión Europea, con una población superior a un millón de habitantes, sin una ley de ese tipo? El Gobierno español ha puesto en marcha su proyecto, así que quedan pocos meses para obtener respuestas a estas preguntas y para comprobar si realmente todo lo que está pasando en España sirve para hacer el reset que tanta falta hace a nuestro país en algunos ámbitos. Ciudadanos bien informados. Obvio. 

Casa de Tolerancia. L’Apollonide – Souvenirs de la maison close

Cambio de siglo. Muere el XIX...y se intuye la que nos esperaba en el XX. El cuerpo como pretexto para rodar sobre las mujeres. Una Belle Epoque que no era para tanto. Cuerpos desnudos. Atmósfera  colores y ambientación, rodadas con maestría por B. Bonello.


Historia a la que le sobran, desde mi visión de espectador  unos treinta minutos, y que tiene dos aciertos innovadores:
La banda sonora mezclando épocas musicales y momentos de la película independientemente de cánones clásicos.
La fotografía de Josée Deshaies de intensos colores y pálidos cuerpos.


La droga, la sífilis, el dinero, el exotismo, la sensualidad o la decandencia, que en conjunto al visitador de la sala oscura o le fascina o le condena al tedio y casi al enfurecimiento. Absenta, opio, y mucho champagne.  Vicios privados en espacios públicos. Vidas de mujeres. Humanizadas. Viviendo bajo el yugo de la madame y el dinero con el que negocian hombres en posiciones dominantes. Empezaba lo que ahora en el siglo XXI, vemos ampliado: la mujer considerada un maniquí de pasta, sin alma a la que atender.


Quizá un exceso de sexualidad sin deseo. Un toque demasiado proutsiano. ¿Morbo o poesía? Quedémonos con Bad Girl de Lee Moses. Demos la luz tras la noche etílica de mas de dos horas. Salgamos a la luz del duro dia a día, para repensar esta bofetada basada en ese oficio tan antiguo como la vida llamado...

lunes, 1 de abril de 2013

Bebo el Grande


Nos dejó el gran Bebo Valdés. Humilde. Generoso. Músico.
Recuperado por Trueba nos dejo en los últimos años momentos de creación inolvidables.