jueves, 27 de septiembre de 2012

Telediarios diferentes la 2, canal diferente


No soy un espectador asiduo de la televisión actual, ni de las anteriores. En realidad estuve varios años de mi vida sin un aparato de televisión en mi casa. Recordaba estas últimas noches, que espacios he visto y que flashes de presentadores o periodistas han dejado su impronta en mi memoria. 
Si que recuerdo CNN + , y más atrás en el tiempo los telediarios de hace años de Lorenzo Milá (gran comunciador), a J. Hermida, a Rosa María Mateo, y sobre todo rememoro a Andres Aberasturi, A. Barceló, Fernando G. Delgado,...


Recuerdo con especial cariño los comentarios de Luis Carandell y del insólito Felipe Mellizo.Cordiales, cultos, cercanos, literarios, socarrones, con mas enjundia que los que se han ido haciendo posteriormente. De los actuales Mara Torres, me parece una gran presentadora.





Barnanit V


El camarero del bar donde amo, 
escribo, sueño, pienso, me aburro, te espero;
mi segunda residencia si fuera una escritora de moda, 
una burguesita de moda,
una tensita o una presentadora de televisión.
El camarero del bar me sonríe 
a pesar del calor del verano.
Trabaja demasiado.
Catorce horas de una mesa a otra, 
y el pedido lo más rápido posible.

Cualquier día se va a deshidratar.
Y los médicos le darán pastillas de potasio, 
no un salario mejor ni menos horas de trabajo.
El camarero tiene camisa blanca y un pantalón negro, 
los cabellos cortos, 
veinticinco años.
Le gustaría irse a dormir 
pero los parroquianos de estío en la ciudad somos pobres, 
insomnes y muy pesados; 
comemos, bebemos, charlamos.
Está deseando irse.
¿Para esto se hizo la revolución bolchevique?, 
¿para esto triunfó el capitalismo?
Catorce horas salvajes, 
catorce horas sumisas.
‘Después me toca ir a limpiar’, 
 me dice con resignación.

No leyó El Capital, 
no sabe posiblemente en qué consiste la plusvalía, 
pero la genera.
Las mesas están sucias, 
los residuos del comer, del beber, 
los servicios también están sucios.
Cuando se cumplan las catorce horas se irá, 
mal pagado, mal dormido, 
convencido de que éste es el único sistema posible.
Es verdad, 
yo tampoco puedo pagarle con poemas, 
yo también estoy mal pagada.
Le deseo las buenas noches.
Me voy a dormir.
Nuestra jornada de bar ha sido larga, 
a pesar de que yo sí leí El Capital .

Cristina Peri Rossi 


martes, 25 de septiembre de 2012

Keane: todo el mundo está en constante evolución



Música para una tarde de lluvia.
Disfrutar y bailar si lo deseáis



TODOS ESTÁN CAMBIANDO 

Tú dices que vagas por tu propia tierra 
Pero cuando pienso en eso, 
No veo cómo puedes hacerlo. 
Estás sufriendo de dolor, te estás quebrando, 
Y puedo ver el dolor en tus ojos. 
Dice que todos están cambiando 
Y no sé por qué. 

Tan poco tiempo. 
Intenta comprender que yo estoy 
Tratando de hacer una jugada sólo para seguir en juego. 
Trato de mantenerme despierto y recordar mi nombre, 
Pero todos están cambiando 
Y no siento lo mismo. 

Te fuiste de aquí 
Y pronto desaparecerás. 
Porque todos están cambiando 
Y no me siento bien. 

Tan poco tiempo. 
Intenta comprender que yo estoy 
Tratando de hacer una jugada sólo para seguir en juego. 
Trato de mantenerme despierto y recordar mi nombre, 
Pero todos están cambiando 
Y no siento lo mismo.


Fuente: musica.com
Letra añadida por Angel Shalom


domingo, 23 de septiembre de 2012

Fotografías sin colores




Salen a mi encuentro fotografías en blanco y negro. Gentes, momentos, que han atravesado los años desde el anonimato o desde la celebridad. Y al final queda para la historia su imagen, su momento, su instante congelado.
Otra cosa es sus vidas íntimas, sus dolores, alegrías, sus emociones mas profundas y guardadas con cariño y recelo. Somos el tiempo que nos queda, y el que hemos disfrutado. El vivido. El compartido, regalado y secretamente esculpido.



Otoño


Otoño

Otoño es el inicio de la necesaria y ansiada agua caída del cielo. Es el viento fresco que renueva los aires, y esparce los últimos calores del final del mes de septiembre. Son las primeras tardes ya oscuras de castañas asadas y de infusiones calientes. Los frutos del bosque se asoman entre los ocres y rojizos de hojas y ramas que comienzan a desnudarse. Abrigamos las camas, el cuerpo y las almas.





Amanecer de otoño

Antonio Machado,  Campos de Castilla, 1907-1917

                                                       Una larga carretera 

entre grises peñascales, 
y alguna humilde pradera 
donde pacen negros toros. Zarzas, malezas,jarales. 

Está la tierra mojada 
por las gotas del rocío, 
y la alameda dorada, 
hacia la curva del río. 
Tras los montes de violeta 
quebrado el primer albor: 
a la espalda la escopeta, 
entre sus galgos agudos, caminando un cazador.





miércoles, 19 de septiembre de 2012

Con todo el tiempo por delante


Solamente se vive una vez. En cada momento sentir cada sentimiento.
Sin prisas. En punto.

Anguita habla y razona


Corría el año  Caceres, febrero de 1999 ( en el marco de la Conferencia “Alternativas al neo-liberalismo, la Izquierda con Saramago”, el ex Secretario General del PCE)  y Julio Anguita ya lo veía venir. Con claridad y sin medias tintas, reflexiona en alto, aquello que muchos pensábamos: hacia donde nos querían conducir: hacia la ruina a todos los niveles.
Habla con claridad y usando la memoria de historiador. El Dios dinero, la competitividad, el vamos bien para vivir bien. Nos decían los "de la clase política": La conciencia déjenla a un lado. Eso no importa. Ya somos nuevos ricos y nos da igual como llegar a serlo.
Han pasado unos cuantos años, y por desgracia hemos llegado al borde del abismo.
El sistema está agotado. Somos muchos los que pensamos igual. Los que no esperamos nada de la clase política corrupta y egoísta. Los que creemos en una democracia participativa.
O ellos o nosotros. Que la gente no crea que la solución va a venir de los bancos, el sistema o los políticos a la vieja usanza. O nos organizamos y obtenemos razones y acciones desde la conciencia o nos arrinconan y nos usurpan nuestras ilusiones, tiempo y vida.

El mapa de los días


Los días un poco más cortos. EL sol se hace levemente más breve. Las noches un tanto escasas. Apurándolas. En ellas, algunos sueños apurando la nocturnidad. El mapa de tu cuerpo más tatuado de arrugas, grabadas por los madrugones diarios, las preocupaciones, las prisas, el horario impuesto del trabajo. Un yogur rápido antes de salir a la calle.

Otra vez cada mañana, el mapa de tus sueños. Una jornada que enlaza cada semana con la siguiente. Y llegará el fin de semana, que tanto te recordará a los días del verano, de vacaciones, de lentitud y deleite. 

Otoño se aproxima, y le recibiremos con los brazos ya sin broncear, abiertos.Entre las mantas, pero felices de recibir aquellos regalos que seguro nos traerá bajo sus ramas. 
Son tiempos de mapas, días de sueño(s) y alegrías.

Santiago Carrillo Solares


Si la imagen de Santiago Carrillo Solares, no le mostrase con un pitillo entre los labios o entre sus dedos, no sería muy fiel a su realidad diaria. Fumador convencido. Longevo demostrado. Gijonés del 18 de Enero de 1915, emigra con su familia a Madrid y recién llegado al barrio de Cuatro Caminos, estudió en el Grupo Escolar Cervantes, dirigido por Ángel Llorca (Presidente de Honor de la Fundación Ángel Llorca) y vinculado directamente a la Institución Libre de Enseñanza. Aprendiz de imprenta, comunicador, periodista y memorioso como pocos. Trabajador, y diputado coherente con sus ideas. Se mantuvo leal y sereno aquella aciaga noche del 23-F: fumando, impertérrito, sentado en su escaño, entre disparos de los golpistas. Hacedor, inteligente y exacto en el adjetivo, el silencio o la sonrisa. Es ya historia de este país, junto a la Pasionaria, dos referentes de aquellos años inciertos tras la muerte del dictador. Ayer nos dejaba este incasable ser humano, sus cenizas se mezclarán mañana con el agua salada del mar que baña su Gijón natal.




Cunningham: la belleza y el deleite en blanco y negro


Las fotografías de Imogen Cunningham, en blanco y negro , son intimistas, femeninas y de una sutileza especial para captar las sombras y la naturaleza mezclada con el ser humano. Desnudos elegantes, retratos de pareja de gran naturalidad, paisajes de brillo y amplitud. 
Su longevidad fotográfica es sinónimo de madurez personal y de artista. Retrata como nadie los pies, las manos, la espalda desnuda, los árboles y sus alargadas sombras.



Energía, delicada, pura, verdadera. Busca el enfoque perfecto, la perfección técnica, el encuadre cuidado, Mezcla de fotos de estudio, con excelentes fotografías robadas por las calles o a los famosos del Hollywood clásico, y no por ello exentas de alma. En el limite, en mi opinión entre el exceso de técnica y las ganas de emocionar. Nada fría. Belleza.

sábado, 15 de septiembre de 2012

David Hockney


La alegría del paisaje, de la vida hecha pintura. Los colores morados, azules, amarillos...La luz, el paisaje transformado por las estaciones que cambia los tonos de la paleta, a la vez que cambian las hojas de los árboles, la luz del amanecer, la niebla o la escarcha. Gamas cromáticas infinitas. 


Se atreve con el lápiz. El oleo. El carboncillo. El Ipad. Un artista, pintor, dibujante, escenógrafo, nacido en  Bradford (Inglaterra,1937) que nunca ha parado de experimentar, en una permanente búsqueda, investigador, aprendedor. Una selección amplia de sus paisajes nos deja boquiabiertos. David Hockney demuestra que es tiempo de vivir. Desde los años 50 sus collages, cuadernos, decorados, fotografías...no han parado de emocionarnos. Sus creaciones realizadas a partir de 2004 en Yorkshire han reflejado como pocos la naturaleza en sus cambios diarios. El ojo avizor el del pintor, que sale al encuentro de la naturaleza y la dota de luz para poder después, colgar sus cuadros de gran formato en las paredes de el Guggenhaim de Bilbao y trasladarlos a otros mundos de color y realismo.


viernes, 14 de septiembre de 2012

Una joya en pantalla grande V.O.S.



Y creo que van tres; no S?

No intento aquí hacer una critica ni nada sesudo sobre la película The Deep Blue Sea de Terence Davies. Verla y sentirla es mi mejor recomendación. En mi opinión de espectador, sus temas musicales corales y la banda sonora, acertada la elección del Concerto para Violin y Orchestra, Op. 14 compuesto por Samuel Barbers, son de una emotividad que desborda las emociones. Las interpretaciones del trío protagonista son encomiables. La ambientación y la atmósfera son muy fieles a lo que yo imagino, fue el London 1950 de la postguerra. Los secundarios (la casera Mrs Elton: Ann Mitchell soberbia.) y la suegra ( Barbara Jefford ) inconmensurable en sus minutos relacionándose con su nuera e hijo. El guión adaptando la obra teatral del escritor Terence Rattigan
No cuento nada de su argumento, ni anticipo escenas. Solamente bajaros a una sala y cuando apaguen las luces meteros en la historia que nos proponen. Luego hablamos...
Cine de verdad. Con pocos rodeos, encuadres pictóricos, idas y venidas en la narración, fotografía muy cuidada y una luz muy íntima. Y humo, mucho humo. Y drama.


Mis viajes en Metro


Es habitual pensar en estaciones de Metro, siniestras, oscuras, sucias e incluso peligrosas. A mi, el metro, y sus viajes me sugieren y recuerdan largas lecturas de periódicos gratuitos, de libros, de rostros de mis compañeros de viaje, o de carteles, pintadas o portadas de las personas que viajaban en mi mismo vagón. Lecturas entre estaciones, entre el día y la noche. El metro es el túnel del tiempo con la elasticidad de los minutos retardada o acelerada, como señala J. Cortazar. En el túnel del tiempo entraba y escuchaba músicos callejeros, conversaciones de teléfono a viva voz, ronquidos, niños preguntando, gentes perdidas, cansadas, aceleradas y estresadas. El metro es diferente en cada ciudad, pero mantiene su esencia de tren submarino. De descenso a otra dimensión. Entrabas de día en una realidad luminosa, en un punto del mapa, y aparecía media hora después de noche, con otra realidad, otros estado de animo. Durante el trayecto convivía en un habitáculo veloz, con gentes desconocidas, y que alimentaban mi ensoñación. Llenaban mi morral de anécdotas, palabras, idiomas y gestos. Subía a la superficie tras un baño de personas y diarias vidas. Me he perdido en sus laberintos, me he pasado de estaciones, he soñado con los nombres de las paradas y he construido historias en torno a sus significados. Por viajar en el he dejado de conocer lo que existía por encima de este submundo, pero he ganado en historias y lecturas. 



Las hermosas imágenes que acompañan al texto, pertenecen al diario El País, en su suplemento semanal  El Viajero. El metro es un tren subterráneo o no, decía un niño explicándoselo a su abuela que nos lleva a donde los pájaros: es decir a la estación del Príncipe Pío. 


Leer. Soñar. Dormir. Recordar. Hablar. Escuchar. Pensar. 


miércoles, 12 de septiembre de 2012

Rufus y Helena Bonham Carter


Escribí sobre Helena Bonham Carter ya hace muchos meses. Hoy os cuento de ella pero no sobre sus proyectos cinematográficos. Me la encuentro en un vídeo musical de el nuevo disco del siempre sorprendente y cada vez mejor artista Rufus W. De aquella actriz victoriana, joven e inexperta hemos pasado a una actriz internacional, afamada y que se atreve con todo. Vamos con ellos. Menudo divertimento. Rufus hace tres papeles, y ella...



martes, 11 de septiembre de 2012

11 S Cristina Peri Rossi, poeta



El once de septiembre del dos mil uno
mientras las Torres Gemelas caían,
yo estaba haciendo el amor.
El once de septiembre del año dos mil uno
a las tres de la tarde, hora de España,
un avión se estrellaba en Nueva York,
y yo gozaba haciendo el amor.
Los agoreros hablaban del fin de una civilización
pero yo hacía el amor.
Los apocalípticos pronosticaban la guerra santa,
pero yo fornicaba hasta morir
–si hay que morir, que sea de exaltación–.
El once de septiembre del año dos mil uno
un segundo avión se precipitó sobre Nueva York
en el momento justo en que yo caía sobre ti
como un cuerpo lanzado desde el espacio
me precipitaba sobre tus nalgas
nadaba entre tus zumos
aterrizaba en tus entrañas
y vísceras cualesquiera.
Y mientras otro avión volaba sobre Washington
con propósitos siniestros
yo hacía el amor en tierra
–cuatro de la tarde, hora de España–
devoraba tus pechos tu pubis tus flancos
hurí que la vida me ha concedido
sin necesidad de matar a nadie.
Nos amábamos tierna apasionadamente
en el Edén de la cama
–territorio sin banderas, sin fronteras,
sin límites, geografía de sueños,
isla robada a la cotidianidad, a los mapas
al patriarcado y a los derechos hereditarios–
sin escuchar la radio
ni el televisor
sin oír a los vecinos
escuchando sólo nuestros ayes
pero habíamos olvidado apagar el móvil
ese apéndice ortopédico.
Cuando sonó, alguien me dijo: Nueva York se cae
ha comenzado la guerra santa
y yo, babeante de tus zumos interiores
no le hice el menor caso,
desconecté el móvil
miles de muertos, alcancé a oír,
pero yo estaba bien viva,
muy viva fornicando.
“¿Qué ha sido?”, preguntaste,
los senos colgando como ubres hinchadas.
“Creo que Nueva York se hunde”, murmuré,
comiéndome tu lóbulo derecho.
“Es una pena”, contestaste
mientras me chupabas succionabas
mis labios inferiores.
Y no encendimos el televisor
ni la radio el resto del día,
de modo que no tendremos nada que contar
a nuestros descendientes
cuando nos pregunten
qué estábamos haciendo
el once de septiembre del año dos mil uno,
cuando las Torres Gemelas se derrumbaron sobre Nueva York.



domingo, 9 de septiembre de 2012

Septiembre es escuela






Mañana comienza un nuevo curso escolar. Nueve meses de aulas llenas de niños con sueños, ilusiones, miedos, y sus materiales mas caros. Menos maestros, menos sueldos para estos, menos dineros para las escuelas, menos ayudas para las familias...Un aula donde la única obligación acaso fuera reflexionar y comprometerse. Leer, dialogar, cooperar, alimentar la curiosidad, expresarse... 



La igualdad de oportunidades y el futuro de estos pequeños está en juego.Todas sus ilusiones, sus proyectos de vida. No olvidemos lo que nos jugamos. Están destrozando la educación publica y gratuita que a base de años de lucha, tenacidad y una visión generosa de futuro se pudo conseguir. Este curso, la tinta de los cuadernos está revuelta. La vuelta a la escuela está preñada de reencuentros, abrazos, narraciones del ya terminado verano, es momento de escribir en el  nuevo cuaderno de pastas verdes y hojas blancas; un diario de un nuevo curso para educarse. Es volver a abrir las nuevas páginas de la vida. Volver a empezar. Apenas acaba un curso, ya llega el siguiente. Así es la vida de las aulas, empezar, acabar y volver a empezar. Tan similar a las estaciones de la vida. De la naturaleza. Cada mes con sus paisajes, sonidos y sabores. Cada día un paisanaje y unas sensaciones.


La mirada en el otro



Es un instante donde capturar la esencia del que está delante. Una imagen para capturar la personalidad. El rasgo menos evidente. La sonrisa. La mirada. El cansancio. La alegría del momento que ya se convirtió en pasado. Es el blanco matizado. El sepia. El intenso color de un fular. La maquina que se disparó apresurada para capturar el momento irrepetible o el posado mas pensado y nada espontaneo. Es mirarse, mirarnos, admirar. Es fotografiar a alguien. Es el reflejo humano. La celebración impresa que perdura a los años. O una imagen que se perdió entre las paginas de un libro. Una imagen es escribir sin lapiceros.



La Luna y sus sueños


Para David, Chiqui, y sus familias

Llevo noches que quiero soñar con un faro que alumbre en la oscuridad y guíe a los marinos navegantes nocturnos. Escucho lejos esa mar de finales de verano calmada. Azul cobalto. Tibia y brillante. Que reflejan las estrellas y se acomoda en la playa conversando con la Luna muy cercana a Júpiter que asoma más abajo. Este sería la ensoñación que yo deseo para mis noches de septiembre. Pero el inconsciente me traslada a una taberna con pintas de cerveza, poca luz, pero muy agradable. Con aperitivos sabrosos para acompañar la bebida. Parroquianos con una conversación sin voces, divertida y plagada de leyendas y datos rememorados. Acabado el barril, llega el whisky de malta, algún que otro chiste , una vieja y larga historia y la noche que se fue a dormir hace rato. El día se acorta, la noche crece. Las terrazas se irán refugiando, y llegarán los cafetines y pubs de apellidos otoñales. Bienvenidos a otro clima, a otra hoja más del calendario.


El libro del desasosiego portugués



En el país vecino. A unos pocos kilómetros de aquí, en la Península Ibérica que compartimos, el desasosiego de Pessoa, se reencarna en ajustes necesarios, instrumentos de rescate, aniquilación de derechos laborales,
perdida de días de descanso, subida del I.V.A.
retención salvaje de la parte del salario destinada a la Seguridad Social....
Cuando veas las barbas de tu vecino....

¿Hasta cuándo nos vamos a seguir callando?
¿Hasta dónde nos quieren llevar?
Este soniquete de en nombre de la Crisis nos suena
a más de lo mismo. Esto ya lo llevamos escuchando demasiado tiempo.

Miles de vidas que ya no valen nada.
Solamente dinero para pagar deuda y sostener a la Banca.
Los Mercados ya ordenan y obligan a los gobiernos electos.



lunes, 3 de septiembre de 2012

Conocernos




Escapar del espectáculo. Del entretenimiento. Escapar de lo innecesario. No caer en el protagonismo. Mediadores. Conocernos a nosotros mismos. Pararnos a pensar(nos).
Querernos sin goloseo, querernos sin juzgarnos duramente.
Criticarnos sin auto-censura.
Equidistancia.
Asumiéndonos y permitiéndonos.
Libres para ser.
Encontrándonos sinceros.
No deberíamos... seguir sintiéndonos vivos resistiendo para vencer.

Septiembre es soñar


Aparecen en mi día a día recuerdos en formas múltiples. Menos horas de sol. Más amigos. No olvido instantes pequeños, baratos, sabrosos, ...La suma de pequeños detalles construyen una gran vida. Silencios y palabras susurradas. Lecturas. Naturaleza en estado puro. Siestas. Utopías. Día a día aprendiendo y buscando. 


Terrazas para mirar desde lejos. Miradas. Abrazos. Libertad. Olores y sabores. Aromas.


Lo que importa, no lo que impacta. Lo que cuesta, no lo que vale. 
Los pasos bien dados.