viernes, 10 de mayo de 2013

La acuarela


Don T. y su caballete

La magia de la acuarela. 
El agua mezclando el pigmento.
La mancha.
La incertidumbre del color siena al mezclar con el gris payne.
El pincel sobre lo rugoso del papel.
Los tonos de azul ultramar contrastando sobre el bermellón.
La sombras tostadas.
Las nubes que no caen.
Esos verdes clavados en mis ojos.




Don Alfredo : mirada y presencia

El navarro. El crack, tan bajito como simpático  Un autentico ladron fendetestas de un bosque lejano al atraco a las tres. Inolvidable y soberbia interpretación en Los Santos Inocentes. Delibes estaba admirado por la película   Berlanguiano, antes que Landista. Detectivesco Germán Areta. Educado paleto. Garciano que mejoró con cada película. Lo que le encomendasen; con o sin bigote. Con esa voz que no olvidaremos. Un lujo. Un actor de leyenda. Con oficio y amigos a montones.
Tristeza de amor.




Se va otro de los grandes. Y la lista ya empieza a ser tan larga...como triste.




jueves, 9 de mayo de 2013

The Beatles


Para que S. y para E. disfruten muchos años de esta canción eterna.

Diez, veinte, treinta años. Desde un verano que empecé a escuchar los Beatles no me canso de hacerlo.
Gracias a ellos recupero la alegría de alguna canción semi olvidada. Alguna letra, algún estribillo.Estos últimos amaneceres me escucho tarareando este tema...





CICLISMOS. Jornaleros del Pedal








Bicicletas de paseo. De carreras. De la infancia: aquella Peugeot granate con la que mi hermano se estrelló contra un Dodge y se quedó sin tres dientes una tarde de sol y merienda en la calle.
Hay una imagen que acompaña al pedaleo desde hace años: el dopaje, el suicidio, los vampiros atacando en la noche para pillar a los tramposos.
Yo me quedo con las fotografías en blanco y negro de los esforzados de la ruta en esas clásicas francesas, sobre el granito sin pulir de la Galia del Norte, por caminos que circulan entre las raíces rurales de la verdadera Francia, la de las granjas y las huertas, los viñedos y los velódromos. La de ese divino Poblet, el pistard, veloz y fuerte, ganador de la Milán-San Remo en 1957 y 1959. 


Aun escucho a veces a Perico Delgado comentar las carreras actuales. El hombre del mazo. Y le veo correr en su Segovia la carrera de bicicletas sin cadena. 
Disfruté leyendo a Pedro Horrillo que escribía magnificas crónicas diarias del el Tour en El País. Antes y después de caer por aquel barranco italiano en el que estuvo a punto de perder la vida. 

Las fotografías son una mirada descarnada y real del peón del pedal, del que ama su oficio y se sube en el sillín para hacerse casi 300 kilómetros infernales bajo el viento, la lluvia o el sol. Periódicos bajo el maillot para refugiarse del frío  Agua y fruta. Una gorra sudada. Bronceado de bici. Esforzados incansables. Las fotos son de Timm Kölln.



Lhasa en vivo


Buscando un disco me encontró este vídeo de Lhasa de Sela. Live en Montreal, interpreta Love came here.


La alegría de vivir. Las risas contagiosas. La vitalidad. La carcajada. La música en vivo. Su voz y su banda mezcladas con la cercanía del público en un pequeño pub de Montreal. Que mezcla!!!!!! Compartir un buen rato con gentes sensibles, no tiene precio. La elección de los instrumentos es simple y excepcional: arpa, guitarras acústicas, guitarra de pedal steel, contrabajo, batería, piano. Los textos, escritos en inglés, son límpidos y llenos de imágenes. Las melodías son familiares, irresistibles y originales; oscilando entre country y gospel, entre blues y folk, son eternas sin ser nostálgicas, modernas sin ser artificiales. La interpretación sobria y plena de relieves de los músicos, deja todo el lugar a la voz clara y generosa de la cantante. El 1 de Enero de 2010 falleció con 37 años. Vivía lejos del ruido de las grandes ciudades de E.U. Eligió crecer en Montreal  cuando cumplió 19 años, y allí seguía, donde se sentía en paz, dentro de un ambiente creativo. En Canadá decía no sentir el ego exagerado de la comunidad de creadores. Cantaba en español, francés e inglés. Cantaba como los ángeles. Gracias por dejarnos tu voz.

Sonnetto (sonidito) de El bardo.



Soneto XXVII

Cansado de viajar busco en el lecho
Reposo para los rendidos miembros,
Más otro viaje iníciase en mi mente
Cuando el cuerpo concluye sus trabajos.
Pues desde donde yazgo el pensamiento
Se dirige a ti en peregrinaje,
Y me abre los párpados caídos
Tanteando como ciego las tinieblas.
Mas entonces los ojos de mi alma
Delinean tu imagen en las sombras,
La cual, colgando como joya,
Embellece la noche y la ilumina.
De día el cuerpo, la mente por la noche,
Por tu causa, y por mí, no tienen tregua. 

W.Shakespeare