domingo, 29 de abril de 2012

Tiempos vacios


Empobrecimiento.

Vulgaridad.
Entretenimiento.
Cultura de los medios,  de los titulares de usar y tirar.
La fama a cualquier precio.
Banalidad y mal gusto.
El ensalzamiento de lo soez y la falta de valores.
Conseguirlo sin decoro.
La validez de las voces, los malos modales y la falta de argumentos.
Todo vale, pero es el vacío, el absoluto vacío.
Solamente importa el envoltorio
La inauguración para figurar
Para invitar a salir en la  retocada fotografía.
Es la época del gratis total.
Sin lastres ideológicos
Todo es confusión y medias mentiras.
Lo virtual 
lo que no existe 
lo que se olvida
Todo sin saber cuánto cuesta o cuánto vale
El marketing que camufla para vender aquello
Que no necesitamos.
Mercados de obscenos negocios
Corrupción
Maletines repletos de papeles de Ibex 35
Que ignoran a los seres humanos que no paran de sufrir.



Sándor Márai: Diarios y literatura húngara de alto nivel

Son los diarios
una manera ligera, un estilo que permite escribir 
de un modo fácil pero profundo.
Es un retrato Intimo pero a la vez expuesto
de contar
de revelar
de permitir ser contemplado.
Marai, genio de las letras húngaras, (al igual que Szep Erno)
traducido al español tardíamente,
ofrece una detallada
honda y desgarradora  visión de sus cuatro últimos años (1984-1989) vividos 
en el exilio en EEUU.




De sus inolvidables libros: "Divorcio en Buda" y "La mujer justa", me dejó tatuado la vida de burguesía venida a menos, su decadencia en sepia, los seductores paisajes de Buda y de Pest a la izquierda del Danubio presidiendo las vidas de esa parte de Europa mágica y lejana, perdida entre los cafés-tertulia de la Vieja literaria y Parroquiana Europa del Periodo de entreguerras.








Wislawa Szymorska: La gran dama de la poesía Polaca.


Si me detengo a mirar unos segundos
las imágenes de la Premio Nobel polaca siento:
admiración por la alegría que desprenden sus fotografías,
perplejidad por su afición por fumar,
quietud ante su belleza de joven atrevida,
respeto delante de la eterna elegancia de hermosa anciana  digna y sabia.
Cuando leo sus escritos
inhalo su amor por la poesía,
por la vida,
por la Belleza.

Dama sobreviviente de la II Guerra Mundial.
Superviviente como lo fue Polonia.
Dulce como los bombones con los que recibía
en su pequeño y acogedor hogar de Cracovia.
Transparente  al escribir como el brandy
que tenia sobre la mesa de su escritorio.
Poética en esencia
como el tuétano de la misteriosa existencia.

Dignidad es el sinónimo de esta gran mujer. Gran poetisa.



Bajo una pequeña estrella

Que me disculpe la coincidencia por llamarla necesidad.
Que me disculpe la necesidad, si a pesar de ello me equivoco.
Que no se enoje la felicidad por considerarla mía.
Que me olviden los muertos que apenas si brillan en la memoria.
Que me disculpe el tiempo por el mucho mundo pasado
      por alto a cada segundo.
Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo
      el primero.
Perdonadme, guerras lejanas, por traer flores a casa.
Perdonadme, heridas abiertas, por pincharme en el dedo.
Que me disculpen los que claman desde el abismo el disco
      de un minué.
Que me disculpe la gente en las estaciones por el sueño
      a las cinco de la mañana.
Perdóname, esperanza acosada, por reírme a veces.
Perdonadme, desiertos, por no correr con una cuchara de agua.
Y tú, gavilán, hace años el mismo, en esta misma jaula,
inmóvil mirando fijamente el mismo punto siempre,
absuélveme, aunque fueras un ave disecada.
Que me disculpe el árbol talado por las cuatro patas de la mesa.
Que me disculpen las grandes preguntas por las pequeñas
      respuestas.
Verdad, no me prestes demasiada atención.
Solemnidad, sé magnánima conmigo.
Soporta, misterio de la existencia, que arranque hilos de tu cola.
No me acuses, alma, de poseerte pocas veces.
Que me perdone todo por no poder estar en todas partes.
Que me perdonen todos por no saber ser cada uno de ellos,
      cada una de ellas.
Sé que mientras viva nada me justifica
porque yo misma me lo impido.
Habla, no me tomes a mal que tome prestadas palabras patéticas
y que me esfuerce después para que parezcan ligeras. 



WISLAWA SZYMBORSKA EN ESPAÑOL


•  El gran número. Fin y principio y otros poemas. Vv. Tt. Hiperión, Madrid, 1997.
•  Poesía no completa. Trad. G. Beltrán y 
A. Murcia. Fondo de C. Económica, México, 2002 (2ª ed. 2008).
•  Instante. Trad. G. Beltrán y A. Murcia. Igitur, Barcelona, 2004.
•  Paisaje con grano de arena. Trad. A. M. Moix y J. W. Slawomirski. Lumen, Barcelona, 2005.
•  Dos puntos. Trad. G. Beltrán y A. Murcia. Ígitur, Barcelona, 2007.
•  Aquí. Trad. G. Beltrán y A. Murcia. Bartleby, Madrid, 2009.
•  Lecturas no obligatorias. Prosas. Trad. Manel Bellmunt. Alfabia, Barcelona, 2009.








lunes, 23 de abril de 2012

Día del Libro 2012. 23 de Abril .


Entre de Miles de Libros.  
Entre Miles de Placeres.
EL libro, la lectura, siempre un buen rato.












Intuición e inconsciente: apasionante documental para investigar y reflexionar

Ayer la 2 de RTVE programó a las 21 horas el programa Redes :"Estamos programados para ser únicos", con una pequeña muestra de entrevistas a estudiosos del cerebro humano, la ética humana, el libre albedrío, el inconsciente, hasta dónde somos dueños de nuestros actos, y que parte del cerebro decide como responder ante determinados estímulos, recuerdos o proyecciones. Apasionantes interrogantes.

 


Un caramelo apetecible para que nuestro paladar no cese en su golosa actividad de rastrear en libros, paginas web, vídeos...para continuar con nuestra reflexión a cerca nuestra poliédrica y misteriosa composición: química, social, cognitiva ,mezclada con los sentimientos, y la intuición,...
Somos seres que aprendemos desde el error, por eso somos únicos. Nacemos dependientes y llegar a ser nosotros mismos, diferentes a cualquier otro ser nos obliga a decidir y a elegir continuamente.